Legumbres Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00013

Oct 14, 2020 | curiosidades, pan | 0 Comentarios

El pan: historia, tipos y beneficios

curiosidades, pan | 0 Comentarios

Escrito por Lamarca España

En España

El pan es un alimento básico de nuestra dieta desde hace siglos. Se desconoce cuándo comenzó a amasarse la harina, uno de sus ingredientes principales, pero las evidencias arqueológicas nos hablan ya de la Prehistoria. En esta etapa se molían semillas mezcladas con agua para formar una masa que luego se cocía. Este proceso daba como resultado una mezcla lo más parecida al pan actual. Sin embargo, el pan como tal empezó a formar parte de la dieta en torno al año 15.000 a.C. De hecho, en Mesopotamia se contaba ya con diferentes clases de harina, lo que permitió a esta cultura elaborar tortas de pan de trigo, cebada, centeno y avena, entre otros, dando lugar a muchos de los tipos de panes de los que disfrutamos hoy en día.

Los egipcios consumieron pan de trigo y fueron los primeros en utilizar la levadura, pero habrá que esperar a la llegada de la Grecia Clásica para encontrar el perfeccionamiento de este alimento gracias al arte de la panadería. Los romanos, por su parte, se encargaron de impulsar este oficio, con la constitución de gremios de panaderos y molineros.

En el siglo XVI, Italia empleaba la levadura de cerveza en forma de espuma, ingrediente principal en la elaboración del pan. Poco a poco se fueron introduciendo mejoras en la textura y el sabor, y en el XIX, el uso de nuevas levaduras permitió fabricar un pan más blanco y suave, gracias también a las mejoras en el cultivo de trigo. Finalmente, durante el siglo XX los panaderos incorporaron a la masa madre un conjunto de vitaminas que el trigo había perdido durante el proceso de su molienda. El pan alcanzó así toda su perfección y dio lugar a múltiples formas de elaborarlo, lo que trajo consigo también la aparición de diferentes variedades.

Continuar leyendo: 3 minutos.

Pan blanco

El más conocido. Se presenta en forma de barra, artesanal o rústico, y es un alimento muy nutritivo. Está formado por harinas de trigo y ayuda a recuperar fuerzas, además de saciar el hambre. Lo recomendable es consumir el artesano y no el precocido.

Pan integral

Se elabora con harinas integrales, por lo que es rico en vitaminas, minerales y fibra. Las vitaminas que contiene pertenecen al grupo B, además del fósforo, el calcio, el magnesio y el potasio que también alberga, fundamentales para el sistema nervioso y otras funciones del organismo. Es muy recomendable para personas con problemas de colesterol y ayuda a prevenir el cáncer de colon, así como para gente con diabetes que quiere mantener los niveles de azúcar en sangre.

Pan con salvado

Se elabora con harina refinada a la que se añaden fragmentos de salvado (capa externa del grano), por lo que se trata de un tipo de pan blanco, pero con más fibra y misma cantidad de nutrientes. 

Pan de centeno

Los cereales de centeno contienen menos gluten. De color oscuro, y con un sabor amargo, presenta una textura esponjosa. Aunque tiene menos proteínas y grasas, aporta más hidratos de carbono y fibra que, por ejemplo, el de trigo. Se suele recomendar a personas con problemas cardiovasculares, ya que su ácido linoleico mejora la circulación en sangre.

Pan de avena

Un producto energético y rico en proteínas. Cuenta con vitaminas del grupo B y magnesio. Su consumo está recomendado para personas con retención de líquidos y casos de anemia 

Pan de maíz

La harina de maíz con la que se elabora este tipo de pan no contiene gluten, por lo que es una buena alternativa para personas celíacas e intolerantes al gluten. Además, los carotenos del maíz protegen contra el cáncer. 

Pan de espelta 

La espelta es una variedad de trigo que está muy en boga gracias a la panadería ecológica. Rico en fósforo, magnesio y calcio, su consumo ayuda a disminuir el colesterol y regula el metabolismo. Asimismo, suele provocar menos problemas alérgicos que el trigo.

Pan con nueces

Se trata de un tipo de pan que viene enriquecido con nueces, aportando los beneficios de este fruto seco, como son las propiedades antioxidantes, lo que ayuda a combatir la fatiga, además del magnesio y las proteínas que proporciona. 

Pan sin sal

Una pieza de este tipo es ideal para personas hipertensas. El pan sin sal es distinto y no solo en el sabor, sino en la textura de la masa y en su elaboración, el tiempo de fermentación, la corteza, e incluso el color del pan. La masa del pan sin sal es más blanda y pegajosa.

Pan de molde

El pan de molde se elabora a partir de harina de trigo enriquecida con leche. Este producto suele tener más grasa que el pan tradicional, que es lo que hace que se mantenga tierno durante tanto tiempo. No obstante, tiene el mismo valor calórico. Normalmente, el pan de molde es perfecto para personas a las que les cuesta masticar.

Pan tostado

Conocido como biscote, se trata del pan que queda después de cocerlo, que se parte en rebanadas y se somete a un proceso de tostado que lo deshidrata. Esto hace que su periodo de conservación sea muy elevado. Se suele recomendar para personas con problemas digestivos, pero también es una buena opción para aquellos que inician una dieta con la intención de perder peso. 

 

El pan es un alimento básico de nuestra dieta porque posee muchas cualidades para la salud gracias a su alto contenido en hidratos de carbono, proteínas, fibra y vitamina B. Además, apenas tiene grasa y su valor energético es fundamental para la actividad que desarrolla nuestro organismo. Su composición consiste en harina de trigo, agua, levadura y sal. Gracias a esta combinación, cubre una parte importante de las necesidades diarias de energía y nutrientes del cuerpo. El acompañante ideal para cualquier comida o sobremesa.  

¿Conoces los pasos para la elaboración del pan?  

1. El primero es la unión de la harina con la sal. Para ello, se hace un hueco en el centro, donde se debe verter la levadura disuelta en agua. Es recomendable utilizar un recipiente grande para albergar todos los ingredientes. 

2. Con una cuchara de madera podemos unir los ingredientes. Este tipo de material nos garantiza que no se produzca ningún tipo de reacción con algunos de los ingredientes de la receta. Al no conducir el calor, es un utensilio imprescindible para evitar accidentes o quemaduras. 

3. Cuando tengamos una mezcla suave, debemos unir con el líquido restante, sea agua o leche. El siguiente paso es añadir harina para darle consistencia a la masa. Hay que vigilar la cantidad que echamos porque no se puede quedar una masa muy seca.

4. Por último, hay que esponjar o fermentar la masa hasta que aumente su volumen. El objetivo es que el pan quede esponjoso y suave

Legumbres Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00009

Panes que ni te imaginas

Hay que tener en cuenta, además, que dependiendo de las técnicas utilizadas para su elaboración, podemos encontrarnos barras de pan o pistolas, pero también pan gallego, payés, molletes e incluso lugares en los que se habla de panes de reserva o crianza. Y es que el mundo del pan es enorme y abarca infinitas posibilidades, fruto de su versatilidad, fácil elaboración y la gran cantidad de técnicas y procesos que es capaz de experimentar para dar lugar a un amplio abanico de formas y sabores.

Artículos relacionados

Relacionados

El vino de Jerez: historia y tipos

Los inicios del vino de Jerez se remontan a la Antigüedad. Sin embargo, la referencia más significativa la encontramos en Grecia, momento en el que se mencionan las primeras cepas traídas a la región de Jerez por los fenicios en el 1.100 a.C. Y es que los mismos que...

leer más
Lamarca España
Author: Lamarca España

Comparte este artículo en tu muro

Comparte y contribuye apoyando al #productornacional. GRACIAS