Verduras y Hortalizas Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00032

Recetas para aprovechar al 100% el tomate natural

fruta, verduras y hortalizas | 0 Comentarios

Escrito por Lamarca España

En España

El tomate, un producto originario de Perú, fue introducido por primera vez en Europa a través de los conquistadores españoles. Su nombre, tomate, proviene del azteca “tomat” y, aunque resulte extraño, no fue hasta finales del siglo XVIII cuando empezó a utilizarse con fines alimentarios. Hasta ese momento, el tomate había sido empleado como planta ornamental, es decir, se le daba un uso puramente decorativo. A día de hoy este alimento se ha convertido en un elemento esencial de la dieta mediterránea y se usa tanto en su forma natural como triturado, o a modo de salsa acompañando a otros alimentos.

Además, como existen alrededor de cien variedades de tomate, sus aplicaciones en la cocina se multiplican de manera considerable. Por eso, presentamos una pequeña recopilación de recetas en las que el tomate natural sea el principal protagonista.

Continuar leyendo: 3 minutos.

El uso más común del tomate es como complemento en cualquier tipo de ensaladas, cortado en trozos pequeños y mezclado con el resto de ingredientes. Su alto contenido en agua ayuda a refrescar e hidratar el organismo, por eso encaja a la perfección en este plato, que sirve como acompañante a cualquier comida. Sin embargo, aunque no podíamos pasarlo por alto, en el caso de las ensaladas el tomate no es el alimento principal, así que es el momento de comentar otras recetas en las que el tomate natural es el protagonista.

Un ejemplo son los tomates rellenos, una receta muy sencilla en la que se puede aprovechar al 100% el tomate natural. La elaboración es fácil: una vez cortado el tallo, se parte por la mitad de manera que las dos partes tengan el mismo tamaño. Después, se vacía parte del contenido de cada mitad con cuidado de no romper la piel y, una vez triturado, se mezcla con el resto de ingredientes que acompañen al plato. Jamón en tacos pequeños, queso, orégano, romero molido o ajo picado son algunas de las opciones con las que preparar el relleno. 

Este se introduce de nuevo en el tomate y se calienta al horno a unos 220 grados durante veinte minutos. Además de su sencillez, esta es una receta muy económica.

Otra alternativa es un plato de tomates confitados con orégano y albahaca, para lo que se recomienda el uso de tomates de la modalidad cherry. Estos presentan un tamaño mucho más pequeño que los normales, pero, sin embargo, tienen un sabor muy potente. Para preparar la receta, en primer lugar se deben partir por la mitad y colocar en una sartén a fuego alto junto a aceite, sal y orégano. Una vez que empiecen a hervir, se dejan cocinar a fuego medio-lento durante unos diez minutos. En este punto, añadimos la albahaca fresca, que se cocinará durante cinco minutos con el jugo de los cherrys. Una vez transcurrido ese tiempo, el plato está listo tanto para ser servido como para ser utilizado como conserva, para lo cual deberíamos introducirlo en botes de cristal antes de que se enfríe.

Tomates secos en aceite de oliva. En esta ocasión, los tomates utilizados serán los de tipo pera, ya que tienen menos semillas y son más carnosos. De nuevo, el primer paso consiste en cortarlos por la mitad para, después, colocarlos sobre una superficie con rejilla, ya que serán secados al sol y de esa forma les entrará más aire. Antes de ello, deberán sazonarse bien, lo cual evitará que se posen insectos durante el proceso, que durará entre cinco días y dos semanas, dependiendo del clima. Cuando adquieran un color rojo oscuro y tengan una textura firme, los tomates estarán listos para la siguiente elaboración.

En este punto, deberán hervirse con agua y un poco de vinagre durante cinco minutos. Tras ser retirados del agua, se secarán al aire libre hasta que dejen de estar húmedos al tacto. En este momento, estarán listos para mezclarse con el aceite de oliva y el resto de ingredientes, para lo que será necesario ajo en láminas, orégano, hojas de laurel y granos de pimienta negra, que serán todos integrados en un bote de cristal. De esta forma, el sabor del tomate estará potenciado de forma natural.

Curiosidades del tomate

Este producto se cultiva de forma anual, centrando su recolección durante los meses de verano. A pesar de estar limitado a la estacionalidad, se encuentra en el mercado durante todo el año, ya que es una planta que se cultiva en todos los lugares del mundo y que, gracias a los invernaderos, se puede cultivar y recoger en cualquier estación.

Por otro lado, el tomate se consume casi en su totalidad, ya que la porción comestible asciende a 94 gramos de cada 100 de producto fresco. Su color rojo se debe a la presencia del carotenoide licopeno, que además de colorante actúa como antioxidante en nuestro organismo. Además, es una fuente principal de vitaminas A (mantiene buena vista y previene de afecciones oculares) y C (esencial para la salud de la piel).

Por su bajo contenido calórico, el tomate es el complemento ideal en las dietas de adelgazamiento y depurativas. Entre sus beneficios, destacan aquellos relacionados con la eliminación de residuos metabólicos, facilitando también el trabajo de los riñones, por lo que se recomienda su consumo habitual en caso de insuficiencia renal o de exceso de ácido úrico. Además, es un estimulante del sistema inmune por su riqueza en minerales y vitaminas, aumentando las defensas frente a las infecciones.

Verduras y Hortalizas Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00011
Verduras y Hortalizas Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00011
¿Fruta o verdura?

El debate sobre si el tomate es una fruta o una verdura tiene su origen en el siglo XIX en Estados Unidos y perdura hasta el día de hoy. La historia es la siguiente: en el año 1887 se aprobó una ley norteamericana que establecía una serie de impuestos para las hortalizas que se importaban, mientras que las frutas quedaban exentas de pagar ese tributo. En aquel momento, las empresas comercializadoras de tomate argumentaron que se trataba de una fruta, no de una hortaliza, por lo que no debían de pagar ninguna cantidad. Sin embargo, el Gobierno estadounidense no accedió, explicando que al consumirse como parte de la comida y no en el postre, como sí ocurría con la fruta, debía de pagar el impuesto.

Más allá de la anécdota, se considera que una fruta es cualquier fruto comestible obtenido de una planta y que presenta semillas, por lo que el tomate, por definición, es una fruta.

Artículos relacionados

Relacionados

Lamarca España
Author: Lamarca España

Comparte este artículo en tu muro

Comparte y contribuye apoyando al #productornacional. GRACIAS