Legumbres Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00013

Nov 5, 2020 | curiosidades, vino | 4 Comentarios

El vino de Jerez: historia y tipos

curiosidades, vino | 4 Comentarios

Escrito por Lamarca España

En España

Los inicios del vino de Jerez se remontan a la Antigüedad. Sin embargo, la referencia más significativa la encontramos en Grecia, momento en el que se mencionan las primeras cepas traídas a la región de Jerez por los fenicios en el 1.100 a.C. Y es que los mismos que fundaron Gades (Cádiz) instauraron el arte de cultivar la vid y elaboración de vinos de las tierras del Líbano en España. De hecho, en Xera, el nombre fenicio donde se encuentra actualmente Jerez, se elaboraban vinos que luego se exportaban a toda la cuenca del Mediterráneo, sobre todo a Roma.

Otro acontecimiento importante lo encontramos con la ocupación de España por parte de los musulmanes, donde Jerez continuó como uno de los centros de producción de vino primordiales a pesar de que el Corán prohibía el consumo de alcohol. Sin embargo, las pasas de uva y la destilación de alcohol para fines médicos fueron la excusa perfecta para mantener la producción de este producto.

Más tarde, los viñedos de la ciudad de Jerez gozarían de protección a raíz de la conquista de la ciudad por el rey Alfonso X, quien se encargó personalmente de su cuidado. Esto permitió a partir del siglo XII exportarlos a Inglaterra hasta el punto de convertirse en una importante fuente de riqueza para el reino, por lo que se introdujeron castigos para aquellos que dañaran los viñedos.

Otro trampolín fue el descubrimiento de América, que permitió abrir nuevos mercados y el desarrollo de pequeñas empresas vitivinícolas familiares. Muy pocos lo conocen, pero el saqueo del 29 de abril de 1587, aquel momento en el que el corsario inglés Francis Drake penetró en la bahía de Cádiz destruyendo navíos y barriles destinados al abastecimiento, fue fundamental para la relevancia mundial del vino de Jerez. Y es que de la hecatombe se salvaron 2.900 botas de vino Sherry que los ingleses se llevaron consigo y posteriormente se vendieron en tabernas inglesas como auténtico vino de Cádiz. 

El mercado predilecto era Inglaterra, permitiendo una inversión considerable en España y la llegada de nuevos capitales que consiguieron aumentar la producción del vino de Jerez, un producto que hoy en día es uno de los más prestigiosos y de los que más valor tienen en el mercado.

Continuar leyendo: 3 minutos.

Vinos de Jerez

La  situación geográfica y el perfecto clima son dos factores que influyen en la calidad de estos productos. Los vientos de poniente suavizan las temperaturas de tal forma que solo es posible criar este tipo de vinos en esta región andaluza. 

A esto hay que sumarle una elaboración única. Su proceso de crianza comienza con el prensado de la uva y el traslado del mosto a las bodegas donde realizará una primera fermentación. Después el mosto estará limpio y preparado para clasificar. En este sentido, de los limpios de nariz y con aromas intensos surgen los finos, manzanillas y amontillados. 

La crianza de los vinos se produce en vasijas cerradas herméticamente para evitar la oxidación del mosto, pero con el fino y la manzanilla la oxidación se evita con la aparición de un velo de flor que consume el alcohol y aporta nutrientes, proporcionándoles unas características únicas. 

Otros vinos se encabezan añadiéndole alcohol vínico por encima de los 17º para que esta flor no surja y se almacenan en botas para la crianza en presencia de aire, dando lugar a los olorosos. 

Fino

Dentro de los generosos, se trata de un vino que resalta por su color amarillo. Se toma frío pero es seco al paladar, además de intenso, suave y ligero. Con un aroma almendrado, destaca por su proceso particular de crianza bajo el velo de flor. Cuenta con una graduación de 15º.  

Oloroso

Es un vino seco con un aroma muy pronunciado. Su sabor recuerda a la nuez y presenta un color caoba muy peculiar. Este vino se encabeza por encima de los 17º durante su proceso de crianza, por lo que se somete a una oxidación que finalmente le confiere un toque suave y elegancia. Cuenta con una graduación de entre 17º y 22º.  

Amontillado  

Nos encontramos ante un vino en color muy similar al oloroso, pero más cercano al ámbar. Su aroma es avellanado, suave e insistente al paladar. Con una graduación entre los 16º y los 22º, se somete a un proceso de elaboración mucho más completo, pasando por una primera fase bajo velo de flor para continuar con otra etapa de crianza en la que el proceso oxidativo es el protagonista.

Manzanilla

En este tipo de vinos el grado alcohólico no será inferior a 15º. De color pajizo, aroma punzante, seco y ligero al paladar, poco ácido. Las especiales características son el resultado de un proceso particular de crianza bajo velo de flor y del microclima de las bodegas situadas en la ciudad de Sanlúcar de Barrameda.

Palo cortado

El palo cortado es uno de los vinos más elegantes e insistentes, algo a lo que contribuye también su color caoba, que le confiere un aspecto llamativo a la vista. Los expertos siempre dicen que reúne la «elegante nariz del amontillado y la corpulencia en boca del oloroso». Además, su grado alcohólico se sitúa entre los 17º y los 22º. 

 

Los vinos de Jerez se clasifican en tres categorías que dependen de las características de los mostos, la elaboración, la crianza o la práctica de cabeceos o combinaciones. De esta forma, encontramos los generosos, generosos de licor y dulces naturales. En este artículo nos hemos centrado en los generosos. 

¿Qué tomar con cada tipo de vino?  

A esto lo llamamos maridaje, el cual es esencial para disfrutar de una experiencia única a la hora de tomar el vino de Jerez. Normalmente, el fino bien frío combina muy bien con cualquier tapa. Sin embargo, los vinos de Jerez casan perfectamente con otros platos. Aquí os dejamos con algunos maridajes. 

Fino: para toda clase de tapas y para acompañar sopas, mariscos, pescados, jamón y quesos suaves siempre y cuando se sirva frío. 

Manzanilla: aliado ideal para tapas y también para sopas, pescado blanco y jamón.

Amontillado: normalmente va bien con los aperitivos, pero no debe estar ausente ante las carnes blancas, el pescado azul y los quesos curados. 

Oloroso: perfecto para tomarlo antes de las comidas y para acompañar las carnes rojas. 

Palo cortado: es ideal para carnes de caza, foie, quesos curados o setas.

Legumbres Lamarca España productos típicos españoles productos nacionales 00009

Un vino para todos los gustos

Los vinos de Jerez cuentan con una amplia y variada gama, fruto de su larga historia y evolución. Gracias a sus características sensoriales, con variaciones y matices, ofrecen experiencias únicas y diferentes dependiendo del maridaje. Un producto propio con sello andaluz y español que cada vez gana más adeptos y donde tenemos la posibilidad de elegir la opción que más nos guste.  

Artículos relacionados

Relacionados
Lamarca España
Author: Lamarca España

Comparte este artículo en tu muro

Comparte y contribuye apoyando al #productornacional. GRACIAS